razor blade to your head

razor blade to your head

popserial:

altlitgossip:

Sam Pink reading from Hurt Others

"Training" by Sam Pink is one of my favorite contemp short stories

Trailer para mi libro de poemas ‘Be a Body’ 

VOLKSWAGEN ROSA

image


Fui a la casa de Atlanta. Camine nueve cuadras. Unos chicos me dijeron
si quería ir a una previa con ellos. Les dije ’voy a ir a drogarme a la casa de alguien’ mientras los miraba con los ojos bien abiertos.

La batería del celular murió. Tuve que quitar la tapa y repetir la acción de sacar
y poner la batería del celular. Toque el timbre esperando de espaldas a que me abrieran.
Pensé en que tenia una campera que no me pertenecía, y en todo el dinero que tenia
en el bolsillo cuando la tome. Sentí como irresponsabilidad y paranoia.
Devolví el dinero habiendo hecho media cuadra. Volví a mi departamento, donde le explique a mi hermano en el chat de Facebook que deje el dinero en mi cuarto.

Atlanta abrió la puerta, me di vuelta.
Tenia puesta una piel falsa de oso polar rosa, pero no recuerdo que llevaba en sus pies.
Tomamos el ascensor. Y ella me decía que había tardado mucho.
Mostraba mucho interés porque yo haya llegado.
Me presenta a sus amigos, eran todos la mayoría hombres y solo nosotras dos chicas.
Cuatro y dos. Uno tenia ojos celeste agua. Otro rastas y una camisa que se mimetizaba
con el ambiente en general. Era como si llevara nose. Un tipo que jamas abrió los ojos pero hablaba todo el tiempo. Y el novio de Atlanta.


Me encontré diciendo ‘bueno te doy la plata’, y ella dice ‘amor cuanto es?’ y él novio de Atlanta dice ‘6€’.
No me sentía nerviosa. Tampoco tenia miedo solo me preocupaba sentirme paranoica o como si existiera alguna reacción ajena a mi que me hiciera sentir así. Me dan un vaso de agua y tomo la pastilla.

Nos sentamos en el sofá. Yo miro que lo chicos estaban mezclando temas. Creo que nadie me pregunto nada. Creo que había un tipo bailando lento. Creo que pensé que la pastilla
no me iba a hacer efecto. Sentí como que todo había sido lo mismo que la nada, sentí como si no fuera a experimentar sensaciones porque de algún modo la pastilla no había pegado.
Asumí que era por el Seroquel y el Litio que tengo en sangre.
Todos insistían en convidarme agua. Entonces yo tomaba. ‘Te gustan las luces de navidad?’ me dice Atlanta. Y yo le digo ‘si, están bien’. Creyendo que dar alguna explicación alucinante como
‘son increíbles’ o ‘estoy tratando de ver que pasa pero no estoy viendo nada,
son solo luces’ seria lo adecuado.
Por  solo  se me ocurrió describir lo que veía.

Con Atlanta fuimos a la cocina. Pasaron como unos 37 minutos, o puede que un poco más
desde que llegue a su casa, conecte el USB a mi celular para cargarlo, me pidieron que dejara la cartera en un rincón, acaricie a Horus el perro pastor/oveja que es color negro, observe las luces e intercambie dos o tres palabras con los chicos para parecer que no era una maniática con fobia social.
Abrimos la heladera
y me da una botella de Ives con agua.
Tenia muchas ganas de hacer pis. Me empece a acelerar.
Como si algo me estuviera emocionando montones o como si estuvieras por escupir felicidad
o como si estuviera muy acelerada por contar lo mas maravilloso del universo.
No podía tomar del pico, porque estaba riéndome. Entonces soplaba la botella mientras me reía, esto me ponía mas eufórica todavía.
Verle la cara a Atlanta riéndome fue adorable, fue como sentir que ella sabia lo que estaba sintiendo. Como si dijera ‘Al fin’.

Fui al baño, pero antes cuando miraba su cara le dije ‘estas preocupada o sea, como que estas preocupada por mi porque estoy así? Porque no quiero que estés preocupada me preocupa muchísimo que pienses que estoy, que es la primera vez que me ves, no quiero que estés preocupada me preocupa muchísimo eso’
'Ay Jesse no te preocupes'.

En ese momento pude sentir que estaba siendo sincera conmigo. Trató de calmarme solo un poco y me explico que tenia que hacer una sola cosa y no todo junto.
Baje mi cancan negra y me senté en el baño. Era exactamente la imagen de un atleta en una maratón tirándose agua encima.
Reí en el espejo porque tenia las pupilas como un gato. Reí porque todo era una gran broma y me veía bien. Baile en el comedor donde estaban mezclando música.
Me tocaba la nariz y parte de la boca porque se sentía, como si tuviera una nariz y una boca suave al tacto.Cerré los ojos y todos hablaban. La música, como muy rítmica. El tipo con los ojos cerrados insistía en que ‘la subiera’, Atlanta se dio cuenta de que yo la pasaba bien y se lo hizo saber varias veces.


Atlanta dice ‘un aplauso para Jesse que tomo por primera vez hoy’. Todos aplauden, y me dan la mano. Les doy la mano con los ojos cerrados y sentía que me sonreía como en Molly Smiles.
Tome la mano de alguien y se la bese un largo tiempo, y la solté.
Pero no pude ver a quien tome.
No sentía ganas de impresionar a nadie, sexualmente. Pero tenia la impresión de que estaban mirando mientras disfrutaba de la pastilla. Como si se notara que estaba muy suelta y feliz.
Y tocándome la cara o acomodándome la pollera.

El chico con los ojos cerrados me soplaba el cuerpo. Y yo solo pensaba ‘se supone que tengo que estar sintiendo algo?’. Que me soplaran el cuerpo me hacia sentir la nada misma.

Me acorde que tenia celular y que podía grabar audios. Desconecte el USB y busque a un amigo de España porque necesitaba que él también estuviera pasándola bien. Como si realmente hubiera querido que él tomara MDMA conmigo.’Jesse estas grabando todo’
Grababa pero no podía comunicar palabras, solo sonreía pensando en el momento que yo estuviera escuchando los audios en casa.
Atlanta me preguntaba cosas, pero no podía concentrarme. ‘Es Cole Mohr, el de España?’ me pregunta. ‘Cole’ digo.

Solo habían pasado unos 20 minutos, que no parecían 20 minutos. Tampoco como si hubieran pasado 3 horas. Eran situaciones que pasaban un segundo después del otro y así. Pero de una manera lenta y suave que se podía apreciar. Estaba ahí, ahora.

Sentía la espina dorsal ‘descansando’. Quería que me tiraran crema humectante por el cuello. No, también sentía como si tuviera unos mil trecientos dieciocho besos en la espalda cuando pensaba en la crema humectante.

Alrededor de toda la espina dorsal. La lengua de alguien que amaba mucho se hubiera sentido como el cielo ahí.

Nos sentamos en el sofá. Pare de grabar. Atlanta   menciona que estar viviendo eso conmigo era muy especial. Yo le digo lo mismo. Le digo que la voy a extrañar mucho en otra vida.
De frente teníamos las luces de navidad. Apoya su cabeza en mi hombro.
Vamos a su pieza, cierra la puerta. Me dice que me acueste en el colchón. Y yo digo ‘ah’, o como muchas onomatopeyas que expresaban placer por estar ahí.
Atlanta dice ‘te vas a morir con lo que te voy a poner ahora’. Y pone una canción de Chiodos, que era una banda que escuchábamos cuando eramos jóvenes.
Me pare y bailaba haciendo guitarras al aire. Como si fuera lo mas grande que podría estar escuchando en la historia. Atlanta muestra ropa florida de su cajón, yo estaba muy comprometida con respecto a lo que iba a responder.
'eso, eso lo podes poner con, con una remera blanca'.
'Blanco' se veía mejor en la imagen de mi cabeza con respecto a la palabra 'blanco'. Me perdí pensando en eso.

Una de las paredes de su habitación tenia fotos   de cuando Atlanta era una Atlanta bebe. Colgadas como banderines. Sabia la parte que se venia. Le dije ‘tenes una foto de tu papà?’. Nunca llore a su papà, pase mil veranos dentro de ese cuarto. Mirando videos de Alex collier y cenando mientras los tres mirabamos Infinito en el comedor. Y nunca lo llore.

Cuando me da la foto se me cae como un charco de lagrimas, sentía las lagrimas muy frías en la cara. Como si estuviera sosteniendo liquido de mi cara, y miraba la foto y lloraba y no podía parar.
Atlanta dice ‘no quiero que te sientas mal’, y yo le digo ‘lo extraño mucho’ y ella dice ’ yo también Jesse, todos los días’.
Cambiamos de tema aunque yo la observaba segura de ella misma. Veía como se había transformado en la mujer que desde que nació se suponía que debia ser.
Como si fuera ella su propia madre, maestra de todo.

Finalmente saca una caja, con un libro de Murakami, unas cucharas para revolver café de su viaje a Canada, los pasajes de avión, cosas que escribíamos a los catorce.
Y como vi que ella también había tomado la pasti, pero no estaba exaltada como yo entendí que debía controlarme sola. Entonces me senté como un indio y ella comienza a leerme.
'Jesse esto es muy importante para vos ahora' y yo era como un gatito que prestaba atención.
Todo lo que leía era como estar comprendiendo en el futuro lo que había escrito de adolescente para comprender en algún momento como este. Viví ese tiempo como alucinandome en el 2009.

Sonó su celular con un ruido muy lindo, y era una de sus amigas. Estaba abajo.
Y dije ‘no, no, no no me puede ver así’. Cuando llego pretendí actuar
como alguien que tenia experiencia en esto.
Y eso solo me ponía mas nerviosa. Me tapaba la cara para que no vean mis risitas.
Fui al baño volví a sentir como que todo era una broma y esta vez yo era un payaso cool.
Las tres volvimos al comedor. Y todos los chicos estaban quietos.
Nos sentamos.Todos estábamos relajados. Aveces tenia contacto visual con el chico de ojos celestes. Me gustaba mucho que era pálido.
Pero estaba tan ida y con la cabeza gacha que no se me ocurrió decirle ‘sos muy palido’. Posiblemente èl lo sabia.

Volví a mi casa escuchando 侘寂 - Grimes.
No tenia ansiedad por nada.
Ni hambre.
Dormí.
Desperté.
Mis ojos estaban gigantes,
como una luna.
Googlee ‘videos to watch when molly’
Sentí bienestar y entumecimiento.